¡Ché... bandoneón!

Autor/a: Carlos José Días Amestoy

photo
¿Qué el negro Melora un vago? Todo el mundo lo sabía, pero un vago bueno, más bien se diría que era un bohemio, de aquellos que les gusta agradar a los demás con sus habilidades, y el negro tenía la habilidad de interpretar muy bien el tango en su bandoneón. No había reunión a la que concurriera sin su instrumento y era muy poco rogado el negro. Bastaba una mueca, una señal, un pedido realizado en voz baja para que lo tomara y comenzara interpretando un tango bien rítmico, de aquellos que se bailaban en los barrios bajos entre compadritos y percantas. Era tanto su influencia en los círculos que frecuentaba que algún iluminado le propuso formar una orquesta con èl de director, y aceptó sin mucha vuelta, así que se dedicó a buscar músicos. Primero fue a ver al flaco Miraglia que había sido violinista de una orquesta sinfónica en épocas pasadas. Luego al tumbado Stinzo – llamado así por ser muy caído de hombros- profesor de piano y por último al petiso Medina que tocaba el violoncello como aficionado. A casi todos les gustó la idea menos al petiso. -¡Vos me ves a mí tocando el contrabajo! Dijo el petiso con fastidio, ¡Voy a ser el hazmerreír de todo el mundo! El asunto fue que al final lo convencieron, o lo convenció la idea de ganar algunos pesos. Luego vinieron los ensayos, conseguir partituras, vestimenta y por último darle nombre a la orquesta. Hubo varias propuestas, “Los galanes del tango”; ”Cuatro para el tango”; ”Señor tango” y “Dados blancos”. Este último nombre les gustó a todos. ¡Ya estaba formada la orquesta! Pero faltaba algo ¡El cantor! -¿Una orquesta de tango sin cantor? Preguntó el flaco, ¡No así no participo! Hubo entonces que hacer una selección y el negro se encargó de elegir entre algunos postulantes. Cuando lo presentó a sus compañeros hubo algunas reacciones. Canta bien, pero es muy feo – dijo el petiso. ¡No debemos olvidar que el cantor es la cara de la orquesta y si lo contratamos a éste la orquesta tendrá cara de mierda! Al final la elección recayó en un hombre joven muy pintón que tenía una voz grave. -¡Bien de macho! Como la calificó del petiso. ¡Y llegó el día del debut! En el galpón de la estación ferroviaria se realizó el baile organizado por el Club Social y Deportivo y la orquesta típica “Dados Blancos” hizo su presentación ante la numerosa concurrencia familiar en el baile denominado comúnmente “teneme el nene que voy a bailar” Nunca se lo había visto al negro más rebosante, si parecía que tras las arrugas del bandoneón, sus dientes brillaban como perlas, hasta que se largó a llover y se le borró la sonrisa. Claro como era un pueblo rural y hacía meses en que no lo hacía todos los bailarines concurrieron a la puerta a observar como descargaba una tormenta que hacía caer agua a baldes y aparte la persistente lluvia sobre el techo del galpón de chapa no dejaba oír los acordes musicales. Ese fue el debut de la orquesta. Realizaron varias presentaciones en pueblos vecinos y en uno de ellos el negro encontró a su amor, la Eulogia. Ella era muy morocha como él y bailaba muy bien vistiendo siempre pollera con tajo al costado y medias caladas. Al poco tiempo al compás de “La Cumparsita” se casaron. ¡Craso error el del negro! La Eulogia resultó ser una mujer muy celosa y permanentemente le hacía cuestiones por sus llegadas de madrugada luego de actuar con la orquesta. -¡Me tenés abandonada, nunca puedo salir, eso sólo ganaste esta noche, andá a saber con quien estuviste bailando, tienes perfume de mujer, etc. etc.! Pero el negro era vago pero fiel, solo tenía dos amores en su vida, el bandoneón y el tango. Un día al regresar muy de madrugada a su casa la Eulogia quiso terminar con sus amores drásticamente. Tomó una cuchilla de cocina y le propinó cuantas puñaladas pudo........ Hoy con los compases de la milonga “La puñalada” se puede observar a ese bandoneón que cuando se estira muestra un arreglo hecho con cinta adhesiva blanca. El negro ya no sonríe, ahora tiene cara de triste.

Fuente: www.loscuentos.net/cuentos/local/milonga/


Publicaciones anteriores