Para ir de Belgrano a Mataderos

Autor/a: Patricia Borensztejn

photo
Me preguntaba, ¿cómo se hace para ir de Belgrano a Mataderos? De un extremo a otro de la gran ciudad. Sin salir de Buenos Aires. Siempre adentro, pero de Este a Oeste, pero de Norte a Sur. ¿Cómo se hace? Para ir de Belgrano a Mataderos, se sale de tu casa, vereda arbolada, atardecer de verano. Vestido floreado, con predominio de negro. Zapatos bajos calzados en los pies. Zapatos de taco aguja en el bolso que ocultas en la cartera. Un perfume a jazmín que te acompaña, aunque no se sabe si proviene de tu cuerpo o del aire que trae el viento. Hoy terminaste de atender temprano. En realidad, la paciente de las 8 te pidió cambio de turno, así que le diste el mediodía. Y como es verano, el adolescente que viene a las 6 está de vacaciones y no viene por un mes. Así que te dio tiempo para volver a casa a las cinco. Nadie en casa. Como siempre. Te diste una ducha y te pusiste el vestido floreado. Antes te probaste el pantalón negro, te ajusta un poco porque esta semana no te cuidaste, así que lo dejas tirado sobre la cama, junto con algunas prendas que quedaron allí desde la mañana. Cuando vuelvas, ordenas. Pensas. Queres irte de tu casa. Hoy estás apurada. El vestido floreado te queda lindo. No pareces más que lo que sos. No aparentas nada que no seas ni que no tengas. Así, el que te elija, te habrá de elegir a vos. Sencillamente. ¿Cómo se hace para ir de Belgrano a Mataderos? Así como te cuento, y viceversa.

Fuente: Crónicas de Tango y Milonga


Publicaciones anteriores